Fechas límite y pesadillas | La hora del café

julio 14, 2015

Hace un año tenía la costumbre de ir a la biblioteca cada dos semanas, sacar dos libros y volver a las dos semanas con ambos libros leídos o no.

Los primeros días me fue genial, los primeros meses también pero... ¿qué pasó cuando llegaron los exámenes? ¿Y cuando llegó el verano? Pues que la fecha límite siempre me pillaba desprevenida y con las defensas bajadas.

Entiendo que tiene que haber una fecha límite para los libros y que, si necesitas más días, puedas renovarla. Dos semanas deberían ser suficientes para leer un libro. Todo eso es cierto. Y al principio, todos nos tomamos muy en serio la responsabilidad de llevar el libro unos días antes.

Pero hay veces donde acabas olvidando ese libro en la mesita de tu dormitorio... Y pasan los días y el libro sigue ahí pero estás tan ocupado que ni siquiera te paras un segundo a mirarlo y ya ni te acuerdas de él.

Antes de darte cuenta ya tienes encima el agobio de que la fecha límite ha llegado, de que si no lo llevas ya de ya vas a estar en un buen apuro. Empiezan los calores, las pesadillas a medianoche y tu cabeza trabaja a mil por hora buscando un hueco en tu apretada agenda para poder ir a la biblioteca.

¿Y qué pasa cuando llegas tarde? ¿Cuando deberías haberlo devuelto hace dos o tres o cincuenta días? No tengo ni idea pero tampoco quiero saberlo. La simple idea me pone los pelos de punta y seguro que tampoco ocurre algo tan malo: probablemente no te dejen sacar libros en una temporada o algo de eso... Pero tampoco lo sé a ciencia cierta.

Cuando olvidamos devolver el libro a la biblioteca nos volvemos locos pero no quiero ni imaginarme lo que podría pasar si perdemos un libro de la biblioteca... ¿Qué puede pasar si un día lo olvidamos en el autobús y nunca más nos acordamos de él? ¿Y si lo perdimos en el caos de nuestra habitación? ¿Y si lo olvidamos en una cafetería tras haber tomado un café corto de leche o en casa de un amigo al que hacia mucho tiempo que no visitábamos?

La sensación de perder un libro es horrible. Nunca he perdido un libro, nunca en mi vida pero puedo decir que la sensación es espantosa porque este mes, por primera vez, he perdido un libro y lo peor de todo es que era de una biblioteca pública.


He de reconocer que ahora mismo me da miedo entrar por la puerta de la biblioteca con las manos vacías, no quiero ni enfrentarme a la becaria que siempre está detrás de la mesa de roble con la cabeza gacha y cara de amargada.

¿Y qué puedes hacer en estos casos? Yo creo que hay varias opciones... Pero solo he encontra dos que puedan serviros de ayuda:
  • La primera opción que tenéis (y la más humilde) sería comprar otro libro, ir a la biblioteca y explicar lo que os ha ocurriddo, además de sufrir las consecuencias (si es que hay alguna y te reprochan algo por haber perdido el libro aunque les hayas comprado otro).
  • La segunda opción (y  probablemente la que yo vaya a llevar a cabo) es huir, esconderos bajo tierra, no volver nunca más a la biblioteca y si lo hacéis que sea con el carné de otro socio porque no quiero ni imaginarme lo que os podría pasar si entráis por esa puerta.
Sé que muchos escogeríais la primera opción; yo misma iba a escogerla y tenía muy claro que iba a hacer lo correcto y devolver ese libro pero me asaltaron las dudas: una biblioteca pública no recibe libros de compras de particulares (al menos no se hace en la biblioteca que yo suelo frecuentar). No dejan que un joven llegue allí y le dé un libro como si no hubiera pasado nada y les diga que lo ha comprado para ellos y que pueden ponerle la etiqueta y colocarlo donde estaba como si no hubiera pasado nada.

Está claro que si aceptaran los libros de particulares serían muy listos porque habrán cambiado un libro viejo que se ha perdido por uno nuevo en el que no han tenido que gastar ni un centavo. Pero las cosas no funcionan así.

Y lo peor de todo viene cuando comiezan los prejuicios y las críticas. La persona que ha perdido ese libro (en este caso yo) no es más que una niña de dieciseis años que no entiende el concepto de responsabilidad así que, aunque les compre otro libro, seguramente haya consecuencias, entre las que puedo incluir que la mujer que está siempre sentada en el ordenador me mire peor que antes cada vez que me vea entrar por la puerta.

No sé que es lo que hubiérais hecho vosotros, pero esta es mi decisión y lo tengo muy claro. Además, puede que sea muy valiente para algunas cosas pero odio el fracaso y me averguenzo de él. Creo que esa es la verdadera razón por la que no compro un libro para reemplazar el perdido: por vergüenza a reconocer que he sido lo suficientemente inmadura, irresponsable y desastre como para haber perdido un libro de uso público.

¿Algún despistado por aquí que haya perdido alguna vez un libro? ¿Tenéis alguna anécdota relacionada con las bibliotecas?

9 comentarios:

  1. Bueno, yo no soy de ir a bibliotecas pero te explico el caso de una amiga mía.
    Ella olvidó devolver unos libros por un año, se acercó a la biblioteca, los entregó sin mas y solo le dijeron que tardaría 3 meses en volver a poder sacar un libro. Ni más ni menos.
    Esa misma chica se dejó unos libros de la biblioteca de la universidad en casa de su exnovio y tuvo que reemplazarlos porque el muy *insértese insultos* los había perdido. La verdad es que los pagó de su bolsillo y no hubo más problemas.
    Yo nunca he llevado un libro tarde pero puedo asegurarte que no te comen. Estoy segura de que puedes hablar con ellos, comentar tu problema y te entenderán. Yo te animo a hacerlo, y seguro que te dicen que o compres otro o que pagues una pequeña multa y nada más. No son orcos y muchas veces son comprensivos, al menos los que yo conozco.
    Espero que encuentres una buena solución y no le temas al fracaso, es un poco parte de la vida.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Gema: yo no soy mucho de bibliotecas tampoco, salvo la de la universidad, y estoy seguro que en ningún sitio el personal es más borde que en las bibliotecas universitarias, y hasta ahí se puede solucionar todo con una charla tranquila, así que yo también te animo a que vayas y comentes la situación para que te ahorres un disgusto luego :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Nunca he perdido un libro de la biblioteca, la verdad, y aunque seguramente te echen la bronca o algo, tampoco creo que te coman, como dice Gema. Seguramente te dirán que lo pagues o algo así, o ve a hablar con ellos, explícales lo que te ha pasado y pregunta qué puedes hacer para arreglarlo. Vamos, estoy segura de que no es la primera vez.
    Yo sí que he llevado los libros fuera del plazo del tiempo y no ha pasado nada, simplemente te dicen: no puedes sacar libros durante tantos días, y san se acabó.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa!!

    No va a pasar nada mujer, no te preocupes, jajaja. A mi me ocurrió algo parecido hace algunos años, tardé varios meses en devolver un libro a la biblioteca entre unas cosas y otras :( ¡Y no pasó nada!. Me dijeron que durante unos meses no podría volver a sacar ningún libro, pero ni te regañan, ni te miran mal, ni nada de eso. ¿Te crees que eres la única a la que le ha pasado? ¡que va, mujer! Están acostumbrados a estas cosas :)
    Nunca he perdido un libro, ni conozco a nadie que le haya pasado, pero creo que lo mejor es siempre dar la cara. Por que si no la das parecerá como que lo has robado. Y prefiero a que piensen de mi que soy despistada, a una amiga de lo ajeno XD Y en ese caso tampoco creo que se coman a nadie.

    Un besote! ^^

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca lo he perdido, pero si que no he sabido donde estaba exactamente de mi casa... Ah, y te sancionan con no poder coger libros en X tiempo. A mi me pasó y fue un par de años y D: Soy muy bestia yo...
    Y si es tu decisión, buena es. No es ni mejor ni peor. Yo creo que haría exactamente igual. Peero, eso me recuerda, que al menos en mi biblioteca, te mandan cartas para que devuelvas el libro... No sé. Quizás ir y preguntar que pasaría si pierdes un libro... Y si no te gusta lo que te dice, ya huyes(?)
    ¡Besos! <3

    ResponderEliminar
  6. Opino parecido a Gema, Dru. No creo que haya tantos problemas como imaginas y sí, supongo que habrá una multa pero será mínima con lo que sentirás después si no lo haces. Te contaré mi historia: Estaba en la prepa y una de mis amigas me dijo que si podía prestar un libro por ella ya que no había llevado su credencial y le dije que sí, que no tenía ningún problema. Pero, sucede lo peor y lo pierde. Obvio, me molestó muchísimo pero el libro que habíamos prestado era de una edición que ni siquiera había en mi ciudad y en ese entonces, no sabía lo que sé ahora y opté por hacer lo mismo que tú. Pues, durante toda mi vida escolar restante (la universidad) no pisé la biblioteca o lo hacía con miedo además que no volví a prestar un libro en mi vida y se siente mucho más feo sentir que te están observando o no tener la consciencia tranquila por no haber hecho lo correcto. Así que, basándome en mi experiencia, te animo a que lo intentes con la bibliotecaria, te sentirás mejor y esto quedará en una vivencia más :)

    Te mando un beso enorme y te deseo mucha suerte en lo que decidas♥

    ResponderEliminar
  7. No voy mucho a la biblioteca pero me ha sorprendido lo que has dicho de la fecha límite, en la mía creo que es un mes y medio (aunque seamos sinceros, en este periodo ya has perdido el libro o ya lo has acomodado en tu estantería). Tal vez deberías ir a preguntar, a veces te hacen pagar una mínima cantidad aunque tal vez deberías pensar en que tal vez lo has devuelto ya (a mi me pasó).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Perdido una vez cuando era pequeña jajaja. A los dos meses o así de la fecha límite para devolverlo nos llegó a casa una carta con un recordatorio, mis padres se pusieron a buscar el libro pero no lo encontramos así que no tubimos más remedio que comprar otro.
    Y devolver tarde siempre jajaja, me da un poco de rabia porque soy muy despistada yse me olvida devolverlo o renovar el préstamo de modo que me quedo "castigada" unos días sin poder sacar nada. Aunque a la biblioteca tengo que ir de todas formas porque el libro no irá solo a devolverse (aunque ojalá, mi vida sería más fácil de esa forma xD).
    Me ha gustado la entrada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Yo sé que si pierdes un libro de la biblioteca de mi universidad y es un libro difícil de conseguir, no solo te multan sino que te hacen comprar el libro, y no lo puedes comprar en una simple librería. Si es que el libro que perdiste fue ordenado de España pues lo ordenas y esperas a que lo traigan. Si tienes suerte y el libro ha sido comprado acá o es fácil de conseguir pues lo puedes comprar así no más. Pero de todas formas te multan con unos 3 meses sin poder sacar libros, mejor no arriesgarse xDDDDDD

    ResponderEliminar

Santa Template by Mery's Notebook © 2014