Momentos felices de una lectora

19 oct. 2015


  Nadie se puede imaginar lo feliz que me siento después de uno de mis momentos especiales. Cada uno tiene una forma diferente de pasar su tiempo libre. Yo tengo muchas manías (o hábitos) como el de meter el libro que estoy leyendo dentro de una bolsa antes de meterlo en mi mochila para que no se doble.

Hay ciertos días donde no me apetece hacer nada de nada. Son esos días donde quiero refugiarme bajo las mantas de mi cama el día entero y con la esperanza de que nadie venga a molestarme en todo el día.

A pesar de que esos días suelo estar perezosa acabo levantándome de la cama con una idea en la mente: dedicar el día a la lectura. Puede que esté muy cansada y que solo quiera dormir y dormir pero las ganas de leer no se me quitan nunca. 

Suelo escoger un libro pendiente en mi estantería, lo que más suelo leer en esos días de relax son libros en inglés del género romántico o algún clásico (manías otra vez), y luego busco el rincón perfecto.

Con el rincón perfecto no me refiero al sofá, el puff, la cama o el suelo sin más... Los días de lluvia y pereza es obligatorio ir a leer a una cafetería. Suelo ir a cafeterías luminosas, donde lo único que se escucha es la máquina del café y algún que otro murmullo, son cafeterías llenas de plantas, con grandes ventanales y aspecto vintage, las mesas son recicladas o antiguas y hasta el más mínimo detalle está muy bien cuidado.

Me gusta sentarme en la mesa más alejada de la barra, la que suele estar en una esquina y desde la que puedo ver la puerta y todo el local. 

Es aquí cuando por fin me siento relajada y llena de felicidad. El ambiente es perfecto para adentrarme dentro de la lectura

Lo único que falta es el café o té; suelo elegir una cosa u otra según mi estado de ánimo. A veces cuando hace demasiado frío y tengo las manos congeladas me decanto por un té rojo o verde bien caliente y cuando estoy en compañía o tengo poco tiempo suelo pedir un café con hielo.

Otras veces, cuando estoy tan cansada que ni siquiera me apetece ir a una de mis cafeterías favoritas, me quedo en la cama en pijama, con un té negro bien caliente, un montón de mantas y algún libro al azar.

Creo que leer en el sitio indicado es algo fundamental porque te sientes más cómodo y te concentras mejor, viajas mejor a través de las páginas. Todos tenemos un sitio especial, puede que sea un simple sofá en nuestra casa, donde nos sentimos libres y relajados y disfrutamos más de nuestro libro.

“I like cancelled plans. And empty bookstores. I like rainy days and thunderstorms. And quiet coffee shops. I like messy beds and over-worn pajamas. Most of all, I like the small joys that a simple life brings.”

¿Cuál es vuestro sitio especial para leer?

7 comentarios:

  1. Yo también tengo momentos así,y me encantan!! Olvidar las cosas que hay que hacer y que seáis el libro y tu todo el día. Yo suelo hacerlo en la cama.

    Besooooss!!

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente. Hay días en los que te levantas y lo único que quieres hacer es acurrucarte en tu cama a descansar y relajarte y, que mejor amigo que un buen libro. Yo no suelo ir a cafeterías porque el sentir que me observan me molesta pero si suelo hacerlo en mi cuarto acostada en la cama. Incluso, cuando mi hermanita igual esta en modo lectora, nos acostamos juntas a disfrutar de nuestros respectivos libros. Esos momentos, son los mejores.

    Ahorita precisamente, aplica acostarse con el clima que tenemos en mi ciudad pero toca trabajar y ya descansaré en unas horas :)

    Te mando un beso enorme otra vez<3

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta leer en el andén del metro (¿qué?) y en el auto y en casi cualquier lugar la verdad. Lo que no soporto es leer con luz eléctrica, así que casi nunca puedo leer de noche, porque me desespero y además me deprime un montón.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo cuando estuve de Erasmus me iba a leer a un parque con un canal que había cerca de la uni y se estaba genial...cuando no te comían a picotazos los bichos xD pero vamos, para leer hay que saber escoger un buen lugar también, yo por ejemplo en una cafetería creo que sería incapaz, que se me iría la vista y la mente a otros muchos lugares, pero todo es probar :)

    ResponderEliminar
  5. No sé cómo hacen ustedes los pluviómanos, yo si tengo que salir a la calle cuando llueve me deprimo el triple.
    Mi lugar favorito para leer es en la cama, con uno de mis gatos acurrucado al lado, y luz natural, porque tengo la ventana al lado. Igual leo prácticamente en cualquier lugar que se esté quieto (no en el auto, por ejemplo, porque me mareo) -mientras espero a que empiece la clase, cuando voy a un café entre clases... ahí sí tengo un asiento favorito, un sillón mullido de esos que te tragan <3

    ResponderEliminar
  6. A mi se me hace tremendamente dificil tener momentos asi, soy mama a tiempo completo de 2 niñas pequeñas, no van ni al cole aun jajaja pero cada vez que puedo intento darme momentitos de paz junto a un buen libro y un cafe caliente!
    besos <3

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    A mi me encanta leer en mi cuarto, echada boca abajo en mi cama y con un café en la mesilla de al lado.
    La lluvia es preciosa, aunque siempre me terminé cayéndome en plena vía publica gracias a ella no puedo evitar amarla.
    Cuando voy a leer en cafeterías siempre suelo distraerme demasiado, se me da por ver hasta a la abeja que está en la flor de afuera o a las personas que llegan.
    Me encanta éste tipo de entradas<3

    ¡Un beso!^^

    ResponderEliminar

Santa Template by Mery's Notebook © 2014